Cada vez, es más común que al acabar la carrera o incluso en la realización de la misma los estudiantes realicen prácticas como forma de entrar en el mercado laboral. Para ello, es conveniente saber que tipos de contratos es posible realizar con las empresas. Uno de los contratos más habituales es el de prácticas. En estos casos es necesario tener un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior. Además, para que una persona pueda ser contratada por esta modalidad no deben haber transcurrido más de cinco años desde la finalización de los estudios mencionados, o siete.
Leer Más