Los efectos de la reforma fiscal

Los efectos de la reforma fiscal empezarán a notarse en la nómina de este mes de enero, ya que las retenciones mensuales correspondientes al IRPF se reducirán para todos los contribuyentes. Sin embargo, otros aspectos como la declaración que se presente entre abril y junio próximos se harán todavía con el anterior diseño de ese tributo, además de los cambios relativos a los planes de pensiones o al alquiler o venta de vivienda.

Además, también se prevé que la retención sea menor a lo largo de los sucesivos meses del 2015 y que el sueldo neto aumente. Esta retención será igual para todos los salarios que se encuentre al mismo nivel, aunque el tipo impositivo variará según se tengan hijos o familiares mayores a cargo o se sufra algún tipo de discapacidad.

Otras de las diferencias son las retenciones para las  rentas anuales entre los 11.162 y los 12.000 euros, las cuales pasaran del 2,66% anterior a desaparecer por completo.

 

Publicaciones relacionadas